Semblanza de Pablo González Pérez

Logotipo de la Fundación Ricardo Lamarca, ajedrez y cultura

30 de noviembre de 2016
 Contacto
 

Atrás Arriba Siguiente 

              

Principal
Acerca de la Fundación
Actividades Fundación
Torneos Club Ajedrez Puerta del Sol
Noticias
Artículos
Club Ajedrez Puerta del Sol
Galería Fotos Club Ajedrez
Club Ajedrez Mataelpino
Catálogo Fondos Fundación
Gambito de rey
Ajedrez goliardo
Photochess
Vídeos de ajedrez
Enlaces de ajedrez

 Contacto


 SEMBLANZA DE PABLO GONZÁLEZ PÉREZ (1934-2008)

por Ricardo Lamarca Barrios

   Sin ser un profesional pero sí un entendido y estudioso tenaz del ajedrez, Pablo González Pérez, llenó con su presencia todos los círculos ajedrecísticos durante medio siglo en la capital de España. La tecnología  y los hábitos humanos han cambiado, las tertulias ya no se llevan; se perdió el gusto por la discusión y el contacto humano…

   Con Pablo se podría escribir parte de la historia del ajedrez madrileño. Cuando los grandes clubes agrupaban a los mejores ajedrecistas nacionales -Chardenet y Real Madrid- otros, más modestos, para potenciarse recurrían a otros fuertes valores de la cantera. Pablo, entre éstos, que jugó en varios equipos de la capital y llegó a disputar varios Campeonatos de España por Equipos.

   Allá, por 1959, un año antes de empezar a entablar el juego en los madriles, como dirían Santa Teresa y Cervantes, uno frecuentaba los Billares Callao “echando redes”. Delfín, camarero bondadoso, facilitaba las piezas, el café y otras bebidas. Por el legendario local pasaban toda clase de aficionados y valores: Bové, Visier, Rey Ardid, López Navarro, Espejo, Dedicación y, entre otros, Pablo González Pérez. A los tres últimos citados, los fiché para la Peña Pomar. Pablo, incansable analista, ayudante de Morán en alguno de sus libros, fue siempre contrario a las partidas relámpago, de cinco minutos, “que eso no era jugar al ajedrez”. De esta forma, La Peña Pomar tenía los elementos justos más los teloneros que éramos “carne de cañón” cuando venían los Pomar, Francisco José Pérez, Díez del Corral, Torán, Fuentes, Sanz y otros maestros afincados en Madrid. Pablo jugó en el Don Bosco, Carabanchel y Bellas Artes. Yo recuerdo las entrañables tertulias ajedrecísticas en la cafetería Joysa, con Rey y López Navarro, de la que Pablo era el encargado de la sección de ajedrez. Ya veterano y afincado en su barrio de Vallecas, colaboró desinteresadamente en la formación de jóvenes ajedrecistas, como Sergio Guillén, malogrado muy joven, ajedrecista del que varios torneos abiertos llevan su nombre. Fui espectador de estos torneos en Vallecas, que no reunían buenas condiciones de juego (aglomeración de jugadores, mesas pequeñas, piezas y tableros de mala calidad), entonces yo ví la tristeza de Pablo, que había envejecido prematuramente, él que había sido el tablero más fuerte de la Peña Pomar.

   Cuando yo cree el Club de Ajedrez Puerta del Sol volví a “fichar” al viejo amigo y compañero Pablo, con el que compartía las delicias del tablero durante más de medio siglo, para que viniera a jugar partidas amistosas, pues llevaba años retirado de las competiciones. Le facilitamos el bonobús para que saliera de su querido barrio y así logramos su visita casi diaria al Club. Siempre llevaba un libro de ajedrez en el trayecto de Sol a Vallecas, para no perder tiempo en el metro.  Pablo, con sus comentarios amenos y fruición cuando llegábamos a los finales de partida, su punto fuerte, jugaba con todos los ajedrecistas del Club, fueran buenos, regulares o chambones. A veces, harto de vencernos a todos, nos pedía perdón. Así era Pablo.

   El 7 de febrero acudió a jugar sus cotidianas partidas y a dar su última lección a nuestro compañero Francisco Martín. Se fue un poco triste, porque en otra mesa, enfrente a la suya, un micro-ordenador, manejado por Amador Cuesta, daba soberanas palizas a todos sus adversarios. Signo fatídico de los tiempos.

   Llevaba un par de días sin venir al Club - a veces él lo abría y lo cerraba porque le facilitamos las llaves, reconociéndole, a pesar de su terno bohemio, como gran señor del ajedrez.

   El  9 de febrero nos enteramos de su muerte por la prensa.

   El Club de Ajedrez Puerta del Sol está triste y de luto porque se nota la ausencia de Pablo González Pérez, el compañero, el amante del ajedrez  y el admirador número uno de Alekhine.

    Como homenaje a su talento, veamos una de sus perfectas combinaciones, fruto del profundo cálculo y análisis.

    Partida publicada en El Ajedrez Español, Madrid, (nº 89), noviembre de 1963.

   Ricardo Lamarca Barrios


Campeonato de España por Equipos

Pablo González Pérez (D.Bosco/Madrid) Manuel Díaz (Ateneo Jovellanos/ Gijón)
 

Apertura Bird

 1 f4 d6/  2 Cf3 Cf6/
 3 b3 C8-d7/  4 Ab2 b6/
 5 e3 Ab7/  6 Ad3 e6/
 7 a4 Ae7/  8 0-0 0-0/
 9 Cc3 e5/  10 fxe5 dxe5/
11 Af5 a6/  12 Ce2 Ad6/
13 De1 c5/  14 Cg3 Dc7/
15 d3 Ta-d8/  16 e4 b5/
17 De2 Cb6/  18 axb5 axb5/
19 Ac1 c4/  
20 Ch5!! Cxh5/
21 Axh7+ Rxh7/   22 Cg5+ Rg6/
23 Dg4 Ac8/   24 Ce6+ Rh7/
25 Dxh5+ Rg8/  26 Cg5 Ac5/ Rh1 Rinde.


 

 

 


Principal | Arriba | Ricardo Álvarez Cela, Cronista del Ajedrez | Un caballero del ajedrez: Rafael Gamonal Michelena | Semblanza de Pablo González Pérez | El malvado carabel | Recordando a Don Pablo

Este sitio se actualizó por última vez el 19 de marzo de 2012