Arturo Pomar, 80 años

Logotipo de la Fundación Ricardo Lamarca, ajedrez y cultura

30 de noviembre de 2016
 Contacto
 

Atrás Arriba Siguiente 

              

Principal
Acerca de la Fundación
Actividades Fundación
Torneos Club Ajedrez Puerta del Sol
Noticias
Artículos
Club Ajedrez Puerta del Sol
Galería Fotos Club Ajedrez
Club Ajedrez Mataelpino
Catálogo Fondos Fundación
Gambito de rey
Ajedrez goliardo
Photochess
Vídeos de ajedrez
Enlaces de ajedrez

 Contacto


 ARTURO POMAR, 80 AÑOS

por Ricardo Lamarca Barrios
 

       En el Club de Ajedrez Mallorca, año de 1938, se inicia en el juego de los trebejos el niño ARTURITO POMAR SALAMANCA, de la mano de su abuelo y de su padre. Los principios son iguales a los de Morphy y Capablanca, por recordar a dos grandes del tablero y similares a miles de niños que empezaron a jugar viendo mover piezas a sus mayores.

    Pomar nació en Palma de Mallorca el 1 de septiembre de 1931 y hoy vive en Esplugas de Llobregat sus 80 años.

    Este hombre siempre modesto fue durante muchos años el AJEDREZ de España, ensalzado como un niño prodigio y jaleado por la prensa igual que en la música Pierino Gamba. En 2011 apenas las nuevas generaciones saben nada de estos nombres, pues si ignoran los nombres de Pomar y Gamba, mal pueden descubrirlos donde –seguro- están en Internet.

    ARTURO ha sido siete veces campeón de España, muchas otras por Equipos, campeón de Castilla y del Real Madrid. Ganaba torneos y formó infinidad de veces en la Sección de España defendiendo el primer tablero. En 1962 ocupaba por clasificación oficial el puesto 13/14 del mundo, después del torneo de Estocolmo, que ganaba con holgura Fischer, donde Pomar le hizo tablas y ganó una partida antológica al clasificado Geller. Todos en este evento eran fuertes y fue imposible a Pomar sacar un punto y medio para seguir la ruta de los “matches” finales donde estaba el “muro del ajedrez ruso”; eran tantos que aun quedando 4 ó 5 en los primeros puestos uno o dos no podían pasar por lo absurdo de ser tres rusos solos y a estos se añadían 2 más: ¡¡Botvinnik y Tahl!!

    Conocimos a Pomar en 1958 y en el Frontón Fiesta Alegre del Real Madrid nos dio su bendición para formar la Peña Pomar de la Cafetería Los Alpes, enfrente del Ministerio del Aire, propiedad de Pedro Marchi Silvestre. Cuando nos visitó con el Real Madrid para hacer honor a su nombre, nuestro primer tablero, Fernández Rueda, le consiguió tablas, pero el Club madrileño seguro que nos barrió, pues era el mejor equipo de España.

    Pomar, ya su Peña en la Casa de Palencia, nos dio simultáneas y lo mismo hizo, a nuestro requerimiento, en el Sanatorio Guadalupe de Guadarrama, siempre gratis y nos quitamos tanto pedigüeñear proporcionándole unas simultáneas en el Colegio Mayor Nebrija, Paiposta y Pobla de Lillet, con algo de dinero, muy poco, para los méritos del G.M.

   Se dice de nuestro genio del ajedrez que no llegó a más por falta de ayuda y estímulos que sí los tuvo y no tanto otros compañeros que eran sus maestros y sólo aprovechaban la estela del niño para acompañarle en los torneos que se organizaban para que jugara Pomar y así hacerse un verdadero maestro consagrado mundialmente, donde por libre y durante 2 años abandona España y recorre parte de Hispanoamérica y EE.UU. y escribe un curioso y ameno libro en México explicando su gira, teniendo sus problemas al regreso por su incorporación a filas que resuelve la benevolencia del ex-campeón de Galicia Gutiérrez de Soto, General del Ejército. Pomar, parco en palabras y gestos, estaba agradecido. A pesar de ser un hombre zarandeado, aplaudido, querido, agasajado y obsequiado de niño y de joven por su carácter y bondad estaba por encima de estas cosas de la vida y es por ello, por lo que no llegó a más y su enfermedad lo eclipsó para siempre hace años.

    El Gran Maestro es viudo de Carmen Pérez Gonsálvez, del pueblo de Manuel  (Valencia) pues allí fue con su compañero Eduardo, campeón de Valencia, y ganó la partida de su vida y entre lo dos han tenido siete hijos. Extraordinaria mujer y muy encima y preocupada por su marido, a quien yo debo su requerimiento para que ayudara a Arturo en asuntos de prensa con el diario Ya, durante su participación en el Torneo de Madrid de 1973. Yo, un Simple Peón mal jugador, obsequiado por Pomar con su paga por colaborar en su columna de nuestro juego. Lo he dicho muchas veces: Pomar no era el divo que se creía pagar a los demás por estar a su lado. Arturo tiene una hermana que yo recuerdo en los años sesenta y le calculo por lo niña de entonces unos 66 años. Me gustaría encontrarla y que nos contara cosas de su hermano, siempre tan silencioso y sobre todo en estos veinte años últimos. En la Pobla de Lillet (Barcelona) tuvimos Arturo y yo nuestros últimos contactos y el oído atento de Pablo Morán Santamaría, campeón de Asturias y campeón del Periodismo y de la Historia del Ajedrez. Otro que pagó con creces los servicios mezquinos de este almacenista de libros de ajedrez.

 


   

Principal | Arriba | Humo en el Ajedrez | Arturo Pomar, 80 años | El ajedrez ¿ciencia, arte, deporte, pasatiempo? | Cien años de un ajedrecista | Archivando sellos de ajedrez | Algunos locales del sello | Jose Paluzie y su Manual de Ajedrez | Rafael Alvarado, Señor del Ajedrez

Este sitio se actualizó por última vez el 19 de marzo de 2012